Corrección estética de las secuelas de la enfermedad periodontal. Cierre de Troneras.

Uno de los aspectos que más alarman al paciente que está sufriendo de enfermedad periodontal es la aparición de “triángulos negros” causados por recesión de la encía a nivel de las papilas gingivales.

En estos casos aunque la reconstrucción de las papilas con métodos quirúrgicos es posible, ésta no siempre es predecible debido a la pérdida del hueso subyacente que es el que nutre y soporta la encía.

Muchas veces la forma más segura de tratar esos “triángulos negros” es haciendo carillas de porcelana o incluso de manera más conservadora, agregando diminutas restauraciones de composite a nivel interproximal de los dientes.

Estas restauraciones deben ser realizadas con gran precisión y ajuste, para permitir que el paciente siga cumpliendo las normas estrictas de higiene oral que los pacientes deben hacer en casa.

Es requisito indispensable que estos tratamiento estéticos sean realizados una vez que haya concluido la terapia antiinfecciosa de la enfermedad periodontal y el paciente siga un mantenimiento estricto periodontal para evitar recidivas.

¿Cómo se diagnostica la periodoncia?

El diagnóstico definitivo se basa en la historia clínica, en el estudio radiográfico y en la exploración de las encías y dientes. Es fundamental hacer un sondaje (medir alrededor de cada uno de los dientes para ver si se ha perdido hueso). Estas medidas son registradas en una gráfica (periodontograma) que nos ayuda a dibujar un “mapa” del hueso y los tejidos de soporte de cada diente.

¿Cuál es la causa de la periodontitis?

Esta enfermedad tiene su origen en unas bacterias que tenemos en la boca, alrededor de los dientes que, si no son eliminadas, invaden el surco que se forma entre las encías y los dientes, donde se reproducen provocando la inflamación y destrucción de los tejidos. Las bacterias, por sí mismas, no son capaces de provocar las consecuencias de estas enfermedades. Necesitan de un individuo susceptible (predisposición genética) y también el tabaco, el estrés, la edad avanzada, la malnutrición o el consumo de alcohol excesivo son factores de riesgo muy importantes que facilitan la colonización por parte de estas bacterias. El factor genético es muy importante. Hay personas que acumulan mucha placa (suciedad) pero sus tejidos de soporte resisten bien esta agresión. Sin embargo en otras personas las enfermedad avanza de forma rápida y agresiva. Por eso es especialmente importante saber si hay en la familia antecedentes de este tipo de enfermedades.

¿Cuáles son los síntomas de la periodontitis?

Ni la gingivitis ni la periodontitis (en sus estadíos iniciales) duelen, por eso a veces avanzan sin que nos demos cuenta. El síntoma más evidente de la gingivitis es el sangrado espontáneo o al cepillarse los dientes. En fumadores esto puede pasar desapercibido debido al efecto vasoconstrictor del tabaco. Los pacientes con periodontitis padecen síntomas tales como la retracción de las encías (dientes más largos), aparición de espacios entre los dientes, movilidad de los dientes, sensibilidad dentaria al frío, flemones y, algunas veces, quemazón. Suelen tener encías rojas, hinchadas o sensación de mal sabor de boca, o nos comentan que tienen mal aliento y sus encías sangran de manera espontánea, durante el cepillado o las comidas.La periodontitis puede doler, pero generalmente no es así, motivo por el que muchas veces es inadvertida por los pacientes. También los fumadores han de tener en cuenta que su circulación sanguínea se ve disminuida y por ello sangran menos las encías. Y ello contribuye a enmascarar la presencia de la periodontitis.

CONTACTA CON NOSOTROS

¿Quieres pedir cita?

Indícanos el día y hora en que te gustaría venir. Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.

He leído y acepto la Política de Privacidad.
Deseo recibir vuestras newsletters y/o comunicaciones comerciales.

Dra. Gema Olmos
Doctora Gema Olmos Clínica Dental Ortperio